Inicio Opinión Confesionario No hay cercanía

No hay cercanía

256
0

Esa cercanía que exige la dirigencia del PRI de funcionarios estatales con la ciudadanía no se está cumpliendo.

Lo dicen las y los líderes del tricolor que acusan falta de atención y apoyo.

Para muestra está el caso de María Elena Ibarra que clama para que en la coordinación del DIF, que sigue sin cabeza desde que Josué Jiménez dejó la dependencia, le ayuden a conseguir una silla de ruedas.

La lideresa señala a Josué como el responsable de la desatención, aunque ya no esté despachando en Monclova.

Lo cierto es que siguen haciendo a un lado a la gente que por años, 38 en el caso de Ibarra, han servido al Revolucionario Institucional.

A los regidores de Castaños les causa curiosidad la presencia de Armando Castro en la presidencia municipal.

Juan Antonio Garza ya empezó a investigar qué hace el ex alcalde de Monclova muy seguido por los pasillos y en la oficina de Enrique Soto.

Para unos cuantos no es sorpresa, Armando es uno de los principales asesores del presidente municipal.

Sin embargo, el regidor y dolor de cabeza del alcalde ya empezó rascarle, presume que hay algo más que una simple asesoría.

Apenas arrancando el año y Florencio Siller tendrá su primer choque con los sindicalizados.

Ruth Balderas, mandamás del gremio de los empleados municipales, está pidiendo el 10 por ciento de aumento salarial.

Sin embargo, los opositores a la líder sindical advierten que ya está entregado el movimiento porque a como están las cosas bien podría irse hasta un 15 por ciento.

Con lo que pide Balderas, lo más seguro es que arreglen con un 7 por ciento.

La próxima semana empezarán las protestas de los trabajadores.

A casi nadie le gusta el equipo con el que se rodea, pero hasta hoy, Andrés Manuel López Obrador no hizo algo que no hicieran sus antecesores.

Es decir: El Poder Judicial siempre respondió a la voz del Presidente de la República.

El Congreso, así fuera de mayoría opositora, terminaba arreglado para jalar para donde ordenaran desde el Ejecutivo.

Nunca hubo en México, ni habrá por lo que se deja ver, separación de poderes.

Para quienes esperaban un régimen distinto y un gran cambio en México, esto será una decepción: Su Presidente es igual que los que antecedieron.

Para quienes esperaban algo peor, es un poco tranquilizante ver que no ha disuelto ni al Legislativo ni al Judicial.

En lo demás, hace las obras a capricho, igual que quienes le antecedieron, con la salvedad de que algunos antecesores dejaron buena infraestructura, como las carreteras de Fox y Calderón… como el Seguro Popular de Fox… como las reformas estructurales de Peña.

Vamos a ver si además de amacharse en cancelar el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y de sacar adelante su tren Maya con el ridículo espectáculo de la Madre Tierra, le da para crecer en infraestructura de la que el país requiere, industrial, carretera, en redes de servicio médico que no atente contra la dignidad de la gente; si le cambia de nombre al Seguro Popular, recordemos que lo que en tiempos de gobiernos del PAN se llamó Prospera, en el PRI se llamó Oportunidades.

Que le cambien de nombre en una mañosa jugada de hacer creer a los ciudadanos que ellos lo implementaron es algo normal en nuestro país de simulaciones.

No se ha visto la lucha anticorrupción que prometía, más hizo en tal sentido y en el mismo lapso, Miguel de la Madrid quien arrancó metiendo al bote a un ex director de PEMEX y a varios ex secretarios… o López Portillo quien encarceló a nuestro paisano Fausto Cantú Peña.

Es decir, para arrancar con tanta expectativa no ha sacado algo del morral todavía… vaya a usted a saber si trae algo.

Comentarios de Facebook