Inicio Local Confirma autopsia negligencia en el IMSS

Confirma autopsia negligencia en el IMSS

488
0

Monclova, Coah.- Familiares de Katia Jatziri afirmaron que continuarán con la denuncia interpuesta contra el IMSS por presunta negligencia médica, esto después de que el médico forense advirtiera que el estómago de la menor contenía cabello que la adolescente ingería, patología conocida como tricofagia o “Síndrome de Rapunzel”.

“Fue el médico forense el que nos dijo que Katy tenía cabello en el estómago, pero el IMSS nunca nos dijo nada, no se dio cuenta”, expresó Gabriela Villalobos, madrina de Katia Jatziri, quien falleciera en el Hospital General de Zona No. 7 del IMSS el pasado viernes 11 de enero, y quien dijo, desconocían que la joven tuviera este padecimiento.

Dijo que a pesar de las consultas previas que realizaron, en ningún momento les señalaron que pudiera tratarse de algo grave, pues aseguró que sólo le medicaban fármacos para el dolor sin practicarle estudios, aún cuando la joven se sentía mal y su estómago se veía abultado.

DIAGNÓSTICO INCOMPLETO…

Gabriela Villalobos mencionó que en el acta de deceso tampoco se les informó sobre la tricofagia sino que sólo se señaló que la joven había fallecido por perforación en el estómago; por lo que fue hasta la práctica de necropsia que el médico forense les revelara el hallazgo, aunque aún no se ha emitido oficialmente esta circunstancia por la autoridad sanitaria o la Fiscalía General del Estado en la Región Centro.

‘KATIA SE PUDO HABER SALVADO CON UNA CIRUGÍA’

De acuerdo a los primeros datos que surgieron de la averiguación, el IMSS aparentemente no dio aviso inmediato a la Fiscalía sobre el fallecimiento de la menor por lo que fue hasta en la tarde que los padres levantaron la denuncia que la FGE indagó sobre el destino que le habían dado al cuerpo de la jovencita.

Gabriela Villalobos concedió la entrevista en representación de Gabriela Delgado, madre de la menor, por encontrarse esta última afectada emocionalmente y bajo tranquilizantes para soportar el dolor por la pérdida de su hija.

Narró que la madre de Katia Jatziri había acudido desde tres días antes a la Clínica 86 del Seguro Social por un dolor que presentaba la menor en el estómago, sin embargo señaló que sólo le recetaron Diclofenaco.

Señalo que al día siguiente el dolor persistió por lo que de nuevo la madre buscó ayuda médica para su hija, diciéndole al médico que Katia Jatziri no tenía apetito así como que continuaba con el vientre inflamado y un severo dolor de estómago, obteniendo ese jueves 10 de enero un pase para urgencias del Hospital General de Zona No. 7 del IMSS.

Relató que fue alrededor de las 10 de la noche que llegó al área de urgencias pero hasta pasada la 1 de la mañana fue que se ingresó a la menor a atención médica, sin embargo dijo que sólo se le aplicó un suero pues se les comunicó que no había médico disponible, por lo que fue hasta la 9 de la mañana del viernes 11 de enero que arribó el doctor a revisión.

“Ella estaba helada, con dolor de estómago, decía que no sentía sus pies, desde el jueves en la noche que llegó a urgencias, pero sólo le decían que ya tenia suero y que se le iba a pasar, vomitó flema y sangre y sólo decían eso que se le iba a pasar”, comentó.

Dijo que el médico que la revisó decidió hacer un TAC, incluso relató que en el trayecto al elevador la menor todavía se rió por sentir cosquillas, lamentablemente al ingresar a la tomografía no resistió y falleció, alcanzando a decir solamente, “mamá”.

“No tenía en el estómago nada más que puro cabello, fue algo que no le hicieron caso cuando consultó, porque si se sentía (abultado el estómago), por qué no le mandaron hacer una endoscopía para saber qué es lo que tenía, se hubieran dado cuenta y a lo mejor con una intervención no se hubiera muerto”.

“A lo mejor por las condiciones de su peso, no sé, a lo mejor sí hubiera sido difícil pero tampoco le hicieron la lucha por nada, ni tampoco decirnos que era verdaderamente lo que tenía, porque ni en el Seguro se dieron cuenta, en la hoja de deceso decía que por perforación abdominal”, manifestó.

Mencionó que fue ella quien pasó con el médico forense que le mostró el cabello que se encontró en el estómago de la menor, el cual abarcaba alrededor de 30 centímetros con un peso aproximado de un kilo y medio.

Asimismo relató que una firma de abogados de Monterrey las contactó pues están interesados en llevar el caso por la presunta negligencia médica.

EL SÍNDROME DE RAPUNZEL

De acuerdo a notas médicas, el Síndrome de Rapunzel es una entidad rara que se presenta en personas jóvenes con trastornos psiquiátricos con tricofagia. Estos pacientes presentan un tricobezoar, cuyo cuerpo se localiza en el estómago y funciona como ancla, y que además cuenta con una extensión distal que llega al intestino delgado o más allá.

El cabello se acumula en el transcurso de meses o años, y por efecto de acordeón sobre la mucosa puede llegar a ocasionar obstrucción intestinal, isquemia, necrosis y perforación como complicaciones.

Mario Dávila, médico pediatra, aclaró que no podría emitir una postura en torno a algún caso en específico, sin embargo señaló de manera general en que consiste esta patología, señalando que afecta principalmente a personas jóvenes de entre 10 a 20 años, en su mayoría mujeres.

Generalmente quien padece este síndrome tiene problemas psicológicos como depresión, aislamiento, alteraciones de tipo psiquiátrico, estrés por lo que esta situación las lleva a arrancarse el cabello e ingerirlo, yéndose al sistema digestivo el cual no tiene la capacidad para procesar los componentes del cabello, principalmente la queratina pudiendo producir una obstrucción intestinal.

Aunque no se tiene el dato exacto de cuántos casos se han encontrado con este síndrome, de acuerdo con notas médicas recientes se estima que a la fecha se han descrito 108 casos pediátricos a nivel mundial

Comentarios de Facebook