Inicio Opinión Confesionario Cambios en el PAN

Cambios en el PAN

7
0

Dentro de poco tiempo, en el PAN empezarán a moverse las fichas.

Lo primero será, en Monclova, hacerse de la dirigencia municipal hoy en manos de Everardo Rodríguez al que dejaron que terminara el proceso electoral para no enturbiar más las aguas albiazules.

Bien podrían estar pensando en Mario Dávila para que lleve las riendas del PAN en la capital del acero.

Después vendría el cambio de la dirigencia estatal.

Bernardo González alcanzó plurinominal en San Lázaro y aunque no es obligatorio que se vaya del Comité Directivo Estatal, es necesario que deje el lugar para alguien más.

De por acá de Monclova, el primero en levantar la mano para la presidencia del CDE panista es Ariel Venegas.

El que sea podrá llegar sólo con el apoyo de los alcaldes, de Jorge Zermeño, Julio Long y Alfredo Paredes, en ellos está la nueva fortaleza del PAN en el Estado.

Por orgullo, por salud mental, en el PRI de Rodrigo Fuentes no quieren darse por muertos.

El mensaje que quieren mandar hacia el exterior va dirigido a todos aquellos que dan por hecho que ya enterraron con todo y zapatos a los del tricolor.

Que sepan, dicen los priístas, que ahora les lanzan piedras, las que servirán para construir una nueva escalera para regresar a la cima.

Tienen razón en el comité municipal cuando se reúne Alberto Medina, Armando Castro, Marco Morales y líderes naturales para reconocer que su partido se desvió de sus ideales y lo convirtieron en una maquinaria electoral en agencia de colocaciones que abrigó a su clase política renovando solo algunas de sus élites temporalmente.

Cierto es que el PRI también ha sido trampolín para gobernantes.

Les duele reconocer que fueron testigos mudos y complacientes escoltas y aplaudidores de arribistas sin carrera partidista y menos sin formación ideológica ni conocimiento de su recia historia, que jamás estuvieron en una trinchera de alguna batalla electoral.

El llamado para los priístas fue a evitar las descalificaciones personales, trátese de quien sea.

Que entiendan la lectura que les dejó el proceso electoral con madurez prudencia y cautela, pues los Judas acechan a atizar el fuego y propiciar la lucha fratricida.

El PRI está herido, lastimado, derribado, pero no destruido…

Andrés Manuel López Obrador empezó a caer del pedestal donde lo pusieron millones de mexicanos que lo llevaron a que ganara la presidencia de México.

Más temprano que tarde llegó la primera prueba para todos nosotros.

El futuro secretario de Hacienda, dice que no bajará el precio de la gasolina y que a fin de año tendremos otro incremento de acuerdo con la inflación.

Los políticos de café que este fin de semana les tocó sesionar fuera del Estado cuestionan:

¿En qué quedamos?

Bueno, dice el seguidor de AMLO, la prueba es para quienes votaron y para quienes no votaron por López Obrador.

LOS QUE VOTARON

-¿Van a defender esta medida?… ¿dirán que todo es culpa del régimen actual que no le dejó otra salida?

-¿Dirán que de qué se quejan, si ya aguantamos un sexenio de abusos, que no podamos aguantar uno más mientras todo se compone?

-¿Dirán que son ganas de fregar las de quienes critican?

LOS QUE NO VOTARON

-¿Aguantarán las ganas de decir “se los dije?”

-Dirán que es una prueba clara de que el futuro mandatario los engañó como a viles chinos?

-Lo exhibirán como una prueba clara de idiotez de quienes se creyeron la promesa de que la gasolina iba a bajar.

En realidad, van a pasar muchas cosas como ésta, no es lo mismo decir lo que vas a hacer antes de tomar el barco, que hacer lo que puedas cuando ya estás a bordo.

Nos pone a prueba…

doxycycline dose for chlamydia. periactin buy online, purchase lioresal.

Comentarios de Facebook